BIDTOBID.COM
www.bidtobid.com
En BidToBid podrás encontrar subastas de artículos nuevos y de segunda mano o Comprar y Vender sin comisiones artículos usados. Regístrate, es gratis.
Espacio publicitario 05
www.devalverde.es
Espacio disponible para tu anuncio.

Valverde reinaugura su Parroquia tras las obras de restauración en el día de la renovación del voto a su Patrona

Publicado en Noticias
Jueves, 01 Noviembre 2018 00:00

La procesión de la Patrona por las calles de la localidad recuerda su protección frente al terremoto de Lisboa de 1755 que asoló la provincia

Como cada año desde 1756, fecha en la que se instauró el voto perpetuo por los cabildos eclesiástico y civil de Valverde del Camino, los vecinos de la localidad acuden a la iglesia para dar gracias a la Virgen del Reposo por haber librado a la localidad de los efectos del conocido como terremoto de Lisboa, el cual asoló el año anterior muchas localidades de la costa portuguesa, y de las provincias de Huelva y Cádiz.
 
Esta conmemoración, ha explicado el alcalde, Manolo Cayuela, se vive cada año con fe y devoción por parte de todos los valverdeños, “y este año más si cabe, ya que hoy Valverde del Camino vuelve a recuperar su parroquia para el culto, tras varios meses clausurada a causa de las obras de restauración”.

 

PULSA sobre la imagen para ver la galería

 

Respecto a las obras, el alcalde ha querido destacar el buen hacer de estas, “ya que han dotado a nuestra iglesia de una imagen renovada, muy luminosa y clara, pero sin perder su identidad”. Además, Cayuela ha querido agradecer a la comisión de obra y a todos los ciudadanos e instituciones que han colaborado con esta causa mediante la aportación de donativos, “un proyecto que Valverde llevaba mucho tiempo esperando y que hoy, gracias a la colaboración de todos, es una realidad”.
 
Tras la homilía, presidida por el Obispo de Huelva, José Vilaplana, llegó el momento de renovar el voto perpetuo, para lo cual se acercó al atril el alcalde, quién junto al párroco, Servando Pedrero, leyó el citado voto: "Juramos solemnemente a Dios nuestro Señor y a estos Sagrados Evangelios, que estos Cabildos Eclesiásticos y Secular de esta villa cumplirán y guardarán perpetuamente la función que tienen establecida en honor y mayor culto de María Santísima en su venerable título del Reposo, según y cómo consta de su dotación; y así mismo la reeligen y admiten ambos cabildos por su especialísima Patrona y defensora de los terremotos".
 
Al finalizar la Eucaristía, la Virgen del Reposo ha salido en precesión por las calles de la localidad, acompañada por la Banda Municipal de Música y por miles de valverdeños.

 Función principal del 1°de noviembre e inauguración de la reforma de la parroquia
PULSA sobre la imagen para ver el vídeo
(Función principal del 1°de noviembre e inauguración de la reforma de la parroquia)

Tesoros de la iglesia parroquial de Valverde del Camino

Publicado en Blog
Martes, 30 Octubre 2018 00:00

Amén de los altares e imágenes la iglesia atesora multitud de objetos preciosos.

En 1999, la Asoc. Vela de Santa Ana, organizo una exposición titulada “Restos de un Esplendor”, en la que se mostraron multitud de objetos que se encontraban en la Iglesia Parroquial. Bajo el comisionado de Juan Carlos Castilla Soriano y José Mantero Garcia, descubrimos esos tesoros que forman parte del patrimonio de nuestra Iglesia. 
 
Aunque la exposición recogía la biblioteca y la plata repujada, en este reportaje queremos mostraros las platas de las que dispones y que quedaron para la posteridad en el magnífico catálogo de dicha exposición, prologado por Enrique Martin, las fotos que reproducimos son de Foto y Video J.C.R. 


Los 21 objetos son: 

1- Crismeras de plata, de la segunda mitad del siglo XVII. De estilo barroco temprano. Pertenece al grupo formado por dos recipientes laterales unidos a un vástago central sobre basamento. Su estructura es arcaizante, con astil compuesto por doble jarrón de estirpe renacentista y cru8z plana con resaltes ovales en sus extremos rematados en perillones. La peana circular es barroca, especialmente el repujado floral y los querubines en de relieves muy acusados. Las vasijas ovoides están decoradas con grabados naturalistas de flores y con gallones planos en su tercio inferior. En los brazos de la cruz alternan flores de cinco pétalos y grabados mas estilizado, todo sobre fondo punteado. El Cristo es sobredorado de tres clavos.
 

 Dimensiones: 27cms. de altura, 13 de base, y 15 de ancho de brazo.

 

2- Crismeras pequeñas de plata. Se suponen del siglo XIX. Tiene forma de trébol y contiene anforitas en su interior para los óleos. Pesa 725 gramos.

 


3-corona de la virgen de Coronada, de plata sobredorada. Estilo rocalla muy decadente. De tipo imperial con cuerpo inferior troncocónico en doble franja; la de abajo con anillos de círculos rehundidos, flores de pétalos espinosos y gruesas ces vegetales dentelladas; la superior con flores similares de ocho pétalos que alternan con diversos motivos rocallescos. Aureola de rayos a bisel en haces de longitud diferente, terminados en trechos estrellitas de ocho puntas. Adornos en piedrecitas blancas talladas en seis facetas. Por su estilo se puede considerar esta pieza dentro del siglo XIX. 

 Dimensiones: 17 cms de altura y 5,5 de base

 Corona del niño Jesus, de plata sobredorada. Hace juego con la pieza anterior, pero con dorado diferente, quizás por motivo de alguna restauración posterior, tanto esta pieza como la corona anterior fueron donación de D. Rodrigo Caballero para uso indistinto de Calañas y Valverde, pero con la condición de que debían ser custodiadas en Valverde del Camino. Las piezas fueron rehechas en diferentes ocasiones con lo que en la actualidad poco o nada tienen que ver con la donación original. Dimensiones: 10’5 cms. de altura y 4 de base.

 

4- Corona de Ntra. Sra. del Reposo en plata en su color, de principios del siglo XIX. Tipo imperial con labores tardobarrocas y seis bandas superiores. La aureola consta de rayos alternantes con estrellitas en su terminación. S6ta corona perteneció a Santa Maria de Jesus y tras su perdida en el incendio de 1936, se utiliza esporádicamente para coronar a la titular del templo y Patrona de Valverde Nuestra Señora del Reposo.
 



5- Portaviático de plata con caja interior. Año 1829. Estilo neoclásico. La estructura deriva de las piezas similares de Bonares o la Palma, construidas por un gran cuerpo rematado en corona imperial. No obstante, esta pieza es mas avanzada, formando un gran ovalo bordeado por una guirnalda neoclásica y que alberga en su interior el bajorrelieve del pelicano con tres hijos. La corona ha adquirido enormes dimensiones y consta de un anillo inferior con adornos geométricos y una cenefa floral de donde arrancan las ocho bandas superiores decoradas con rosarios de perlas.

 Dimensiones 21 cms. de altura, 11 de ancho y 13 de ancho de corona

 

6-Portaviático de plata. Se trata del reverso de la imagen 5. Aparece representado el Agnus sobre el libro de los siete sellos grabados a buril y enmarcado por cortinajes. Debajo se lee la inscripción: “LO DONÓ DON BERNANRDO FOYO CURA QUE FUE DE ESTA PARROQUIA EL AÑO DEL SEÑOR DE 1829”. SE TRATA DE UNA DONACIÓN POSTUMA YA QUE Don Bernardo Foyo murió en 1828. En manda testamentaria de 1818, D. Bernardo Foyo, indica que se saque caudal necesario para la realización de una pieza “de buena calidad y hermosa construcción “para su uso en Valverde.
 

 Dimensiones: 17 cms de alto, 11 de ancho y 13 de ancho de corona.

 
7 Portaviático plateado en forma de reloj, decoración circular con vides y racimos. En el centro aparece una custodia grabada, sencilla. Pesa 150 gramos.

 



8 Portaviático de oro. Ultimo tercio del siglo XVIII, del artista sevillano Vicente Gargallo y Alexandre. Forma circular. En el anverso aparece una custodia grabada. Pesa 155 gramos.

 



9 Copón de plata dorada, hecho en Sevilla en 1938 con restos de cálices y otros objetos de plata que quedaron inservibles tras el incendio acaecido en 1936, estilo barroco.

 



10 cáliz de plata sobredorada, de comienzos del siglo XVIII. Estilo barroco, con basamento elevado de perfil cónico, nudo arcaizante semiovoide con toro de coronamiento y rica ornamentación de cardina de factura muy plana y repujado de querubines y temas florales. La copa que actualmente posee la pieza no le pertenece, habiéndose intercalado con la del cáliz siguiente en una restauración equivocada. Dimensiones 27cms de alto, 15 de base y 9 de copa.



11 Cáliz de plata sobre dorada, de la primera mitad del siglo XVII. Estilo barroco. Con estructura de nudo periforme y amplia subcopa con pequeña crestería de coronamiento. Recordemos que la copa de este cáliz pertenece al anterior. En la pestaña ofrece la siguiente inscripción “ESTE CALIZ CONSAGRO AL CULTO DIVINO DE SU AMADA PATRIA D. PEDRO DE CASTILLA CAVALLERO DEL CONSEJO DE SU MAJESTAD ALCALDE DE CORTE Y FISCAL DE MINAS DE LA PLATA DE LA DE PUERTO BLANCO”. Dimensiones 27cmsde altura, 17 de base y 8’5 de copa. Pesa 570grams.

 



12 Cáliz de plata sobredorada de finales del siglo XVIII. Posee estructura barroca de basamento elevado y nudo periforme, pero se recubre de ornamentación rococó repujada, con querubines en el nudo, cartelas con emblemas eucarísticos en el exterior de la base y rocalla helicoidal de agudas crestas en el interior de la peana. La copa acampanada es de perfil muy abierto y la pieza en general ofrece sensación de riqueza. En el interior aparece la inscripción “DE DN GONZALO MUÑOZ Y CAVALLERO PREVANDO DE LA SANTA YGLESIA DE SEVILLA AÑO DE 1799”. D. Gonzalo muñoz era hijo de Florentina Caballero y nieto de D. Rodrigo Caballero. Este cáliz fue donado en principio para la capilla del pilar y posteriormente paso a patrimonio de la parroquia.

 



13 Cáliz en plata sobredorada, de diferentes épocas. Mezcla de estilos. El basamento muy elevado corresponde al periodo barroco, pero se decora con dos tipos diferentes de guirnaldas neoclásicas; la interior imita la del nudo que parece corresponder al siglo XVI, así como los platos estriados del astil, la copa achaparrada y la cardina sobrepuesta de la subcopa que se relaciona con la de los cálices de hacia 1530. Altura 26cms 16 de base y 9 de copa.
 



14 Ostensorio (custodia) de plata sobre dorada, de comienzos del siglo XVIII. Estilo barroco, con basamento circular elevado en dos piso, astil y nudo moldurados y viril de sol, con rayos alternantes, rectos y flamígeros, muy tupidos de sección romboidal que remata en una cruz florenzada. Ornamentación barroca a base de querubines, racimos sobre grupos de seis espigas y roleos vegetales, todo con fuerte repujado. Al astil y nudo se sobreponen abundantes asitas vegetal. Esta pieza presenta gran originalidad entre las de su clase y una cuidada elaboración en el conjunto y detalles, a parte de una riqueza decorativa poco común, es obra del artista platero sevillano D. Blas Amat.

 

Dimensiones 67 cms de altura, 28 de base y 30 de viril, pesa 5090 gramos.



15 Portapaz pequeño de latón del siglo XVI. Estilo renacimiento plateresco. Aunque esta pieza no sea de plata se considera orfebrería.

 


16 Cruz Parroquial en plata del siglo XVIII. De estructura de rocalla con borde ondulante contorneado por ces de aspecto metálico que denota su fecha avanzada. En el interior se suceden las cartelas rococó en forma de corazón con la superficie atravesada por incisiones horizontales del tipo de las de Gargallo. El crucero romboidal se adorna con el símbolo de Dios Padre, que enmarca la cabeza del Cristo; este es sobredorado, de tres clavos y brazos paralelos a la cruz. Los brazos de la cruz terminan en florones calados con rocallas. El nudo es un añadido moderno, por lo cual la pieza a perdido sus punzones que posiblemente serian los mismos que los de la lampara de la capilla del Sagrario dada la similitud de ambos objetos.

 
Dimensiones 60cms de alto y 44 de brazos.


17 Demandadera de latón del siglo XVI, manufactura flamenca de las llamadas “dinanderies” porque en sus inicios se fabricaban en la ciudad de Dinant, siendo a partir de 1500 la ciudad de Malinas, su principal centro de fabricación, por tanto es probable que esta sea la procedencia de la pieza. Aunque no sea de plata este objeto se considera orfebrería.



18 Lampara del Sagrario, de plata, del último tercio del siglo XVIII. De estilo de rocalla haciendo juego con la cruz parroquial. La decoración repite el mismo motivo de cartelas rococó encuadrando el símbolo de Dios Padre. Los eslabones de la cadena son romboidales calados, con roleos vegetales sin rocalla, la cual vuelve a parecer en las cuatro bandas superiores.

Dimensiones 41 cms de diámetro.



19 Cirial de plata de los siglos XVII XIX. La pértiga de estilo rococó, con motivos decorativos desarrollados helicoidalmente. El cirial propiamente dicho es un añadido a principios del siglo XIX en estilo neoclásico. Surge de un cáliz vegetal de hojas lanceoladas y consta de un cuerpo central estriado decorado guirnaldas y enmarcados en dos gruesos toros. El inferior lo forma otra guirnalda de hojarasca dividida romboidalmente y con querubines a trechos; el superior dse decora con gallones y pares de querubines.
 



20 Virgen del Pilar, de plata. Siglo XVIII. fue donada por D. Pedro Castilla y se salvo del incendio por caer pronto al suelo al arder el retablo. Formó parte de la variada dotación original de la capilla del pilar y es la única pieza que subsistió al incendio.



21 Concha de bautismos, de plata, de estructura cuadrangular naturalista y mango en forma de roleo vegetal, por lo que la pieza, por lo que la pieza se puede encuadrar en el periodo barroco de comienzos del siglo XVIII. dimensiones 17X18 cms.

Restauración de la Iglesia Parroquial

Publicado en Blog
Jueves, 25 Octubre 2018 00:00

Con motivo de su reinauguración que será D.m el primero de noviembre de 2018

Con motivo de la restauración a la que se esta sometiendo la Iglesia Parroquial de Ntra. Sra. del Reposo y que en unos días estará conclusa, nos proponemos, publicar una serie de reportajes alusivos al tema, historia, curiosidades, restauraciones anteriores, etc. como homenaje al esfuerzo que se esta llevando a cabo por parte de la iglesia y de muchísimos valverdeños y valverdeñas para que esta Espiritualidad y este esfuerzo, como la llamo D. Francisco Arroyo Navarro en su libro sea conocido por todos.
 
Comenzamos con un trabajo firmado por Manuel Jesús Carrasco Terriza, publico con motivo de la restauración de las fachadas de la Iglesia que se llevó a cabo dentro del programa de la Junta de Andalucía “Andalucia Barroca”, que no resulto todo lo eficiente que se esperaba y que nos sitúa.
 
La Dirección General de Bienes Culturales, de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, ha trazado un ambicioso plan cultural denominado Andalucía Barroca 2007, cuyo objetivo es la recuperación, el estudio, y la difusión de un patrimonio cultural que se produce y recibe en Andalucía durante los siglos XVII y XVIII, y que abarca todas las manifestaciones culturales decisivas en la conformación de las señas de identidad del pueblo andaluz. El proyecto se ha venido desarrollando desde julio de 2007, y ha consistido en la celebración de un congreso internacional en Antequera, y las exposiciones La Roldana (Sevilla), Fiesta y simulacro (Málaga), El fulgor de la plata (Córdoba), Antigüedad y excelencias (Sevilla), Teatro de grandezas (Granada), La imagen reflejada: Andalucía, espejo de Europa (Cádiz), y varias exposiciones itinerantes, entre ellas la de Huelva, inaugurada el 22 de septiembre de 2008. Otra actividad de primera magnitud ha sido el plan de restauraciones de monumentos y bienes muebles en todas y cada una de las provincias.
 
En la provincia de Huelva, entre los posibles beneficiarios, fueron elegidos el retablo mayor de la parroquia de las Angustias de Ayamonte, el órgano ibérico de Castaño del Robledo, y las fachadas de la iglesia parroquial de Ntra. Sra. del Reposo, de Valverde del Camino. Ya hemos tratado del órgano de Castaño[1]. En el presente estudio, versaremos sobre esta última obra: sus orígenes, su proceso constructivo y la reciente restauración. La restauración fue presentada in situ por la Consejera de Cultura, Rosa Torres, el 8 de octubre de 2008.

 

 Restauración de la Iglesia Parroquial
PULSA sobre la imagen para ver la galería
(Fotos: Jesús Ramírez Copeiro)
 

 

La primitiva iglesia parroquial

La aldea de Facanías figura entre las poblaciones del Condado de Niebla, cuando éste es creado en 1369.Ya en 1411, en que se compone el Libro Blanco, de la Catedral de Sevilla, la aldea de Facanías, de la vicaría de Niebla, era atendida por un clérigo, dotado con media prestamera[2]. Posiblemente a fines del siglo XV comienza a denominarse Valverde del Camino, por su estratégica situación viaria, lugar de descanso obligado para la ruta entre la Tierra Llana y la Sierra, Extremadura y Ruta de la Plata.
 
Sería entre la segunda mitad del siglo XVI y principios del XVII cuando se levante un gran templo, con planta de cruz latina[3], que es el núcleo de la iglesia parroquial que hoy conocemos. La construcción, comenzada años atrás, se habían detenido en 1582. En 1588 se reemprende el trabajo, y al año siguiente fueron visitadas las obras por Pedro Díaz de Palacios, que estaban siendo realizadas por el alarife Diego García[4]. El hecho de haberse contratado su retablo mayor con Pablo Legot en 1630[5] es indicio de que las obras de arquitectura estaban ya terminadas. Aquel primer templo, de planta de cruz latina, contaban con una sola nave de dos tramos, cubiertos con bóvedas vaídas y media naranja reticulada en el crucero, conforme al esquema utilizado por Hernán Ruiz en la iglesia de la Casa Profesa de la Compañía de Jesús de Sevilla. Al exterior tenía tres portadas de ladrillo cortado[6].
 
Los daños producidos por el terremoto de 1 de noviembre de 1755 motivaron que se planteara dar solución a un problema que venía arrastrándose desde hacía un siglo, a saber, que la población había crecido tanto que aquel templo se había quedado pequeño, y, desde luego, totalmente insuficiente para albergar a los fieles del lugar, mas los pasajeros que hacían noche en las ventas y posadas, y asistían a la misa de alba antes de reemprender la marcha. El 16 de septiembre de 1756, el procurador de la fábrica parroquial de Valverde solicitaba del Provisor que autorizara la reparación y la ampliación del templo[7].



Se proyecta ampliar la iglesia

A instancias del Provisor, en octubre de 1756 visitó la iglesia el arquitecto Pedro de San Martín, quien no dio mayor importancia a los daños, pero, en cambio, dictaminó que se extendiera el edificio. Se añadiría un tramo más por los pies, cubriéndose de bóveda, como la parte anterior, y se desmontaría la antigua portada para volverla a montar en el nuevo testero[8].
 
Sin embargo, el pueblo no consideraba suficiente la extensión proyectada por Pedro de San Martín, por lo que recurren de nuevo al Provisorato [9]. Es ahora Pedro de Silva, maestro mayor de fábricas del Arzobispado, quien interviene en julio de 1757, y proyecta con detalle la ejecución de la ampliación de un tramo de bóveda en los pies, ya indicada por Pedro de San Martín. Para ello, era preciso adquirir y derribar ocho casas. Silva proyecta la reparación de las criptas de enterramiento, la construcción de una nueva sacristía, adosada a la torre, y dos nuevas capillas, una a cada lado de la nave central[10].
 
La obra proyectada fue aprobada por el Provisor y habría de ser financiada por las cuartas partes decimales y con fondos propios de la fábrica parroquial. Se le encargó la administración de las obras al presbítero José García Caballero[11].
 
Surgieron dificultades en el derribo de algunas casas para la extensión de la iglesia por los pies, por lo que se sugirió que se redujera la ampliación por los pies, y, en cambio, se ganara espacio extendiéndola en anchura. Para estudiar esa posibilidad, pasó a Valverde Pedro de Silva en agosto de 1759, quien proyectó añadir una nave por cada lado, abriendo arcos en los muros del antiguo templo de cruz latina. De esta manera, la ampliación por los pies sería menor: en vez de ser de un tramo completo de bóveda, será de media bóveda. Además, el coro, que ocupaba un tramo de la única nave, se desplaza a los pies, y, en lugar de una puerta principal, se abren dos puertas a los pies de las dos nuevas naves laterales.
 
“Está prevenido que se haya de adelantar una bóveda entera, ésta pueda ser media, en cuia extención puede ponerse el coro, arrimado a la pared testero, dejando ciega su puerta principal por defuera, y sentada su portada, como por las dichas condiciones está prevenido, y también se deberán sentar portadas en las dos puertas, y se han de dexar una a cada lado de la dicha, y que éstas sean a su correspondensia, por ser toda de limpio, hermosa, y en simetría, como también havrá de quedar todo el frente de dicha yglesia con sus hornatos correspondientes a su proporción y en buena simetría, en cuio estado la tribuna que estaba dispuesto fuera bolada con repisas sobre el coro ahora pueda ser corrida, que coja las tres naves, dando lugar para hórgano, y todo lo demás que se necesite”.[12]
 
El 12 de noviembre de 1759, Pedro de Silva firma condiciones individuales de la nueva extensión de la iglesia de Valverde. En el informe, reitera lo proyectado sobre la fachada de los pies, con dos puertas laterales abiertas, y la central ciega, porque el coro ocupa su espacio:
 
“Savida cosa es entre los facultativos que la pared testero de los pies de la yglesia a de tener su media muestra, que corresponda a las pilastras, que siendo ellas de faxa, le corresponde media, y en atención a que la extención que havía de ser una bóbeda entera, aora no es más de media, en la qual ha de quedar el coro arrimado a la puerta principal, quedando ciega, esta operación puede ser de dos modos, y ambos buenos: el primero, siendo la referida extención en arco, que corresponde a los demás, que se dirán adelante, por cuio medio queda el sitio de ellos, y el sobrante del coro diáfano, y de más uso. El segundo puede ser todo el referido adelantamiento pared corrida, y en ella puertas colaterales de entrada a el coro, a el qual, añadiéndole dos sillas que bien las necesita, para la clerecía que ai, cogerá todo el ancho de la yglesia, y con sus puertas colaterales y la tribuna en la forma que está prevenida por las condiciones antesedentes, será también obra hermosa y fuerte, y aun de menos costo que la antesedente [...] ocupar algo de las naves, las mezas de los altares, por quedar fuera de la línea, aunque de un modo o de otro es obra aprobada.
 
“En la pared testero en la extensión de dichas naves han de quedar sus puertas, que son las que quedan de uso a dicha iglesia, por quedar ciega la principal, éstas quedarán a la anchura y altura correspondiente, para que puedan entrar y salir por ellas las andas y pasos de que se usa en las proseciones, como asimismo se les echará por defuera el hornato y puertas que corresponde a un templo de la magnitud que hoy queda, y lo mismo se hará en las dos puertas colaterales, que ahora se desbaratan sus portadas, bolviéndolas a sentar en el entrepaño más próximo a la capilla mayor, por ser los sitios más convenientes a el uso del pueblo, aprovechando de éstas y de la principal todo quanto se pueda, por ser primorosas y de bella arquitectura”[13].
 
Resultó exitosa la solución de ampliar la capacidad de la iglesia trasladando el coro desde el centro de la nave a los pies. Así se hace en Trigueros y en Bollullos. En lugar de la puerta central, se abren dos puertas laterales, y se decora el hastial con una puerta central ciega.



Proyecto definitivo

Sin embargo, los maestros de obras, aconsejados por el administrador y por el clero y cabildo local, introdujeron una mayor ampliación, construyendo dos naves -una de paso y otra de capillas- por cada lado, y redondeando las cuatro esquinas del edificio. El procurador del Cabildo catedral protestó el 3 de junio de 1760, y pidió que se presentara un plano de lo que se estaba haciendo: “pongan en estos autos el plano que se dice hauer de dicha obra”. El Provisor ordenó, además, que se paralizara la obra[14]. Gracias a este mandato, se levantó el plano, que se encuentra inserto en el fol. 57 del expediente.
 
Pedro de Silva emite un nuevo informe el 28 de junio de 1760, y ratifica que, además del aumento de las dos naves laterales, se han añadido otras dos naves más, cada una a su lado, de las que se han levantado cuatro varas de alto. Ya se habían levantado dos varas de la pared de los pies, dejando dos huecos para las puertas laterales[15].
 
En la visita siguiente, informada el 5 de septiembre de 1760, Pedro de Silva tuvo delante el plano referido, que no era de su mano, sino, posiblemente, de Tomás Botani. Da las instrucciones oportunas para la continuación de la obra, y recuerda que se debe aprovechar la portada de los pies de la antigua iglesia, para reponerla en el nuevo testero:
 
“En la puerta principal, que se halla oi formada, ai sentado basamento para hazer otro género de portada, estando prevenido por las principales condiciones de esta obra que, por ser la portada principal que oi tiene la yglesia de ladrillo cortado y de bella arquitectura y de mucho valor, ésta se aiga de sacar y bolver a sentar en su lugar, reparando sus daños en lo que fuere menester, lo que assí se deve executar, por combenir en todos términos, procurando para su asiento, si acaso faltaren (que sí faltarán) fundamentos en lo executado para su asiento de pedestales, sacarlos desde abaxo en la misma forma que se dixo de las pilastras interiores, previniendo que la referida portada deve ir sentándose a el mismo tiempo que se bayan construyendo las demás labores, para que toda esta obra baya en iguales partes haziendo su assiento y enjugo”.[16]
 
Tras una nueva escritura de obligación por parte del administrador y de sus fiadores, continuó la obra, según el plano indicado, y conforme a las orientaciones de Pedro de Silva[17]. Hacia 1765 estarían ya las portadas hechas, y decorados sus paramentos con vistosos esgrafiados, a base de motivos polícromos vegetales y geométricos, y paneles azulejos, que en 2007-2008 han sido objeto de restauración. Las portadas responden a una tipología clasicista, de vano adintelado flanqueado por dobles pilastras toscanas, entablamento dórico y frontón partido.
 
Las portadas lucen azulejos polícromos, realizados en Triana por José Francisco Gil en 1765, año que aparece en panel de la Virgen del Reposo, que decora el ático de la portada principal, siguiendo el modelo del grabado del Libro de Reglas de la Hermandad, firmado por “J. Valdés”, hacia 1758. Reproduce el mismo texto: “Concebida María en grasia.- Devoción a Nvestra Sª del Reposo de Balberde del Camino”. En las metopas de la falsa puerta se contienen seis placas con figuras de santos, entre ellos, San Lorenzo, Santiago el Mayor, San Juan Evangelista, San Benito y Santa Teresa de Jesús, y, en los paneles laterales, a San Pedro y San Pablo. La portada del lado del evangelio muestra en sendos paneles a San José con el Niño, en el ático; San Diego de Alcalá y un santo arzobispo en las pilastras que enmarcan la puerta. La portada de la epístola representa en el ático a la Inmaculada, y, en las pilastras, a San Joaquín y Santa Ana maestra. Otro retablo de azulejos representa al Cristo de Ánimas, situado sobre la puerta de Ánimas, que daba acceso a la bóveda de enterramientos.
 
Surgieron problemas en las cubiertas, debido a las nieves caídas en enero de 1766. Pedro de Silva dictó nuevas instrucciones para su remedio[18]. La fábrica parroquial solicitó el 23 de septiembre de 1768 autorización para enlucir las paredes antiguas e igualarlas con las nuevas. No pudiendo acudir Pedro de Silva, por enfermedad, visitó las obras Ambrosio de Figueroa, quien emitió su informe el 27 de octubre de 1768. En él comprueba lo ejecutado, conforme a los informes anteriores, en las cubiertas y en los enlucidos, y considera también la reparación de la torre[19].
 
Finalmente, Pedro de Silva dictó su informe de final de obras el 3 de agosto de 1771, mostrando su plena satisfacción con el resultado, tanto en su aspecto externo como en la solución de las cubiertas. Encontró no sólo haberse ejecutado lo que estaba proyectado, sino “auerse excedido en mucha parte; pues en las naves adelantadas por voluntariedad de esta villa, en todas sus capillas tienen sus bóbedas linternas de luzes, con todas sus prevenziones correspondientes”; y afirma que “están acabadas las dos puertas colaterales, que están en el testero principal”.[20] No cabe, pues, duda de que la fachada de los pies se proyectó y se ejecutó con una falsa puerta central ciega, y con dos puertas laterales, abiertas a las naves del evangelio y de la epístola, respectivamente. Así se hizo, y así permaneció, y así se ha demostrado al abrirse al puerta en el muro de carga, con motivo de la restauración de los revestimientos paramentales.



La torre

Pocos años después se acometió la obra de la torre, en la que intervino Ambrosio de Figueroa, aunque los alarifes que realmente ejecutaron la obra fueron los italianos Tomás Botani y Ángel María Monti. Pedro de Silva se quejaba en 1777 de lo ambicioso del proyecto de la torre de Valverde. Cuando informaba sobre la torre de Manzanilla, expresaba su admiración por la riqueza del trabajo, pero no ocultaba su inquietud por lo costoso de las obras de muchas iglesias, que se embarcan en gastos que no pueden afrontar, y se quedan largos años paradas. Y a modo de ejemplo, citaba la torre de Valverde:
 
“[...] en el sentir del Maestro Mayor, no tiene la culpa el pueblo, sino los maestros que los engañan, que por no sujetarse a los proyectos de el Maestro Mayor, y figurarse más sabidos, emboban a la gente [...] hasta que poco a poco ban metiéndolos en varrancos de donde no pueden salir, como subcedió en Valverde, en Trigueros, que tantos hay que la torre está parada, y subcederá en Aláxar si Dios no lo remedia, o mudan de intención”[21]
 
Afortunadamente, no se cumplieron los sombríos presagios del maestro mayor de Sevilla, y la torre se concluyó. El 19 de enero 1817 sufrió los efectos de un fuerte temporal, que derribó la cruz y la veleta, y quebró el chapitel y la misma torre. Emitió su informe Santiago de la Llosa y Francisco del Valle, maestros mayores de fábricas y de carpintería, respectivamente, el 12 de diciembre de 1817. Finalmente, las obras se llevaron a cabo entre el 15 de mayo de 1820 y el 10 de noviembre de 1821. Emitió su informe el maestro mayor Juan José de Rosales, en mayo de 1821, y se aprobó el auto de cuentas el 23 de agosto de 1821[22].



La restauración de 2007-2008

La restauración de las fachadas de la iglesia de Ntra. Sra. del Reposo, de Valverde, incluida en el programa Andalucía Barroca, ha sido dirigida por el arquitecto Carlos Bolaños Hernández, y el arquitecto técnico José Manuel Benito Vázquez. La obra fue adjudicada a la empresa Estudio Métodos de la Restauración, S.L., y en ella la Consejería de Cultura ha invertido la cantidad de 667.005,89 euros.
 
Según la breve memoria explicativa de la obra, repartida entre los asistentes al acto de inauguración, el proceso de restauración ha consistido en un picado inicial de todos los paramentos, hasta sacar la fábrica original de mampostería, con la precaución de detectar y respetar los restos de la policromía pictórica que servía de decoración a los muros perimetrales. Localizados los fragmentos pictóricos, se procedió a su limpieza y reintegración.
 
Igualmente fueron recuperados, o sustituidos en su caso, todos los elementos deteriorados, de cornisas, molduras, salientes, pináculos, etc., siguiendo el modelo de los elementos conservados. Los muros se han acabado con pintura mineral al silicato, en tono ocre, mientras que las portadas, las cornisas, las pilastras y demás molduras decorativas han sido pintadas en almagra.
 
Se ha abierto una puerta en el centro del hastial, que no existía, como se ha comprobado al tener que abrir el hueco en el muro de carga, y como lo testimonian los documentos originales. También se ha actuado sobre las linternas de las cubiertas, consolidándolas. La misma operación que en las portadas y muros se ha realizado en la torre, decorando sus paramentos con el mismo criterio que el empleado en las fachadas.
 
La decoración pictórica de los muros ha sido reintegrada en cuanto ha sido posible. También se han consolidado los paneles cerámicos.
 
Finalmente, se ha actuado sobre el porche que circunda la iglesia, y se ha reformado la escalinata que da acceso al templo desde la calle Rodrigo Caballero, centrándola en eje con la fachada. Se realiza un graderío que conecta el nivel del porche con la calle María Auxiliadora. En esta parte se ha empleado el bordillo de granito, el mármol gris abujardado en solerías, y el baquetón de mármol gris para remates.



Acto de presentación

El acto de presentación tuvo lugar el 8 de octubre de 2008, y fue presidido por el Sr. Obispo de la Diócesis, Mons. Vilaplana, la Sra. Consejera de Cultura, Dª. Rosa Torres, y el Alcalde de Valverde, D. José Cejudo, con la asistencia de autoridades provinciales y locales, y un numerosísimo público. Tras las intervenciones de la presidencia, el coro Evocación, del Centro Día de Mayores interpretó una selección de habaneras populares de Valverde. Seguidamente, el arquitecto ofreció sus explicaciones en un panel gráfico, y en un recorrido por las fachadas del templo.




Manuel Jesús CARRASCO TERRIZA




NOTAS:

[1]. CARRASCO TERRIZA, Manuel Jesús, “El órgano de Castaño del Robledo, restaurado por Grenzing”, en BOOH, 392 (abr-jun 2008) 183-188.
 
[2]. MUÑOZ TORRADO, Antonio, La Iglesia de Sevilla en el Siglo XIII. Estudio histórico. Sevilla, 1914, pág. 177: aparece como La Façania.
 
[3]. Así aparece en un pequeño croquis de 1756, en ADH, Justicia, Valverde, caja 519, “Valverde. Año de 1756. Valverde. Autos sobre la obra de esta Yglesia”, fol. 4.
 
[4]. ARROYO NAVARRO, Francisco, Historia de la Parroquia de Valverde del Camino (Huelva). 1469-1950. Una espiritualidad y un esfuerzo. Valverde del Camino, 1989, págs. 30-32.
 
[5]. AGAS, leg. 387,2, s.f. FALCÓN MÁRQUEZ, Teodoro, Documentos para la historia de la arquitectura en Huelva y su provincia, Huelva, Diputación Provincial, 1976, págs. 235-238.
 
[6]. OLIVER, Alberto, Alfonso PLEGUEZUELO y José María SANCHEZ, «Valverde del Camino», en CARRASCO TERRIZA, Manuel Jesús [et alii], Guía artística de Huelva y su provincia, Sevilla, Fundación Lara-Diputación Provincial de Huelva, 2006, pág. 279.
 
[7]. ADH, Justicia, Valverde, caja 519, “Valverde. Año de 1756. Valverde. Autos sobre la obra de esta Yglesia”, fols. 1-1vº.
 
[8]. Ibidem, fol. 3: Informe de Pedro de San Martín, de 6-10-1756.
 
[9]. Ibid., fol. 16: Solicitud de 22-6-1757.
 
[10]. Ibid., fols. 17-19 vº: Informe de Pedro de Silva, de 20-7-1757.
 
[11]. Ibid., fols. 22 vº - 38 vº.
 
[12]. Ibid., fols. 43-44: Informe de Pedro de Silva, 29-8-1759.
 
[13]. Ibid., fols. 53-53 vº: Informe de Pedro de Silva, 12-11-1759. El subrayado es nuestro.
 
[14]. Ibid., fols. 56-56 vº.
 
[15]. Ibid., fols. 59-60: Informe de Pedro de Silva, 28-6-1760.
 
[16]. Ibid., fols. 61-62 vº: Informe de Pedro de Silva, 5-9-1760.
 
[17]. Ibid., fols. 67-78.
 
[18]. Ibid., fols. 87-88 vº.
 
[19]. Ibid., fols. 92-93 vº.
 
[20]. Ibid., fols. 119-119 vº.
 
[21]. Informe de Pedro de Silva, 11-8-1777: en OSSORNO Y ESCOBAR, Pedro, Apuntes religiosos y seculares [...] de Manzanilla.[...] La Torre, pág. 10, reproducido en GONZÁLEZ GÓMEZ, Juan Miguel y Manuel Jesús CARRASCO TERRIZA, Catálogo monumental de la provincia de Huelva, t. I, Huelva, Universidad, 1999, págs. 338-340.
 
[22]. ARROYO NAVARRO, Francisco, Historia de la Parroquia de Valverde del Camino (Huelva), o.c., págs. 174-178.

El Ayuntamiento de Valverde del Camino homenajea a la industria del calzado y al diseñador del boto rociero

Publicado en Noticias
Viernes, 14 Septiembre 2018 00:00

Símbolo y motor de la economía local, el primer boto fue ideado por el artesano local José Parreño Lineros

El Ayuntamiento de Valverde del Camino, con su alcalde Manolo Cayuela a la cabeza, homenajeó en la noche de ayer a la artesanía y a la industria del calzado valverdeño, así como a sus emprendedores y trabajadores, por su importancia en el desarrollo económico de nuestra localidad. 
 
El acto ha servido también de homenaje para el artesano José Parreño Lineros, creador y diseñador del primer boto rociero. Concretamente, Parreño ha recibido el reconocimiento por parte de su pueblo en agradecimiento por dicha aportación, “gracias a la cual el boto se ha convertido en todo un símbolo en el mundo, usado y conocido por todos, que a largo de los años ha aportado fama y prestigio a nuestro pueblo”, ha comentado Cayuela. 
 
Para el alcalde, Parreño es fiel reflejo del carácter visionario y emprendedor de los valverdeños, “y gracias a su diseño del boto rociero nuestra industria despegó hasta convertir este tipo de calzado en una insignia de nuestro pueblo, reconocido internacionalmente, que hace que allá donde digamos que somos de Valverde del Camino se sepa que es el pueblo de los botos”
 
 
 
Durante el emotivo homenaje, también tomaron la palabra el presidente de APICAL, José Cejudo, quien reconoció la labor de este artesano como inicio para que la industria local se convirtiera en lo que es hoy en día. Asimismo, el amigo del homenajeado y promotor del acto, David Moreno, recordó con cariño a Parreño y reconoció su carácter visionario e ingenio para realizar este diseño. Por último, un emocionado, José Luis Parreño, hijo del artesano, cerró el acto con unas bonitas palabras que sirvieron de recuerdo para la labor de su padre y de toda su familia, vinculada durante muchos años a la industria del calzado. 
 
Del mencionado homenaje ha quedado constancia en forma de placa, una placa que ha sido instalada en la conocida desde ayer oficialmente como ‘Rotonda del Boto de Valverde’, ubicada a la entrada de la localidad.
 

UNA FOTO HISTÓRICA

Publicado en Blog
Jueves, 02 Agosto 2018 00:00
Tras un mes de conferencias celebrando el 150 aniversario de la llegada del ferrocarril a nuestro pueblo, me hice el propósito de buscar alguna fotografía de aquella efemérides ¿Habría realmente algún fotógrafo que disparase su cámara aquel 28 de julio de 1868, día en que la locomotora Victoria hizo su entrada en Valverde? Tantos años, más de treinta, investigando sobre el ferrocarril de Buitrón y la foto fundamental, la foto clave de aquel suceso, no la tenía, seguía sin aparecer. 
 
Hablé con mis amigos, tan chiflados como yo, dedicados a la historia de este ferrocarril, pero tampoco tuve éxito. Ni tan siquiera en los archivos británicos encontramos nada al respecto. Tan sólo quedaba un lugar donde explorar, un escondrijo situado en el techo de la estación, donde antaño habíamos encontrado papeles, documentos relativos a las nóminas del personal ferroviario. La verdad es que el lugar era algo inaccesible, algo incómodo de registrar, por eso no dimos aquella vez con una pequeña caja de madera, a la que tuvimos la suerte de hallar ahora. 
 
Una caja de madera con su cierre metálico, cubierta de polvo y que una vez limpia, observamos que tenía grabado el emblema de una casa fotográfica extranjera. Al abrirla aumentó nuestra curiosidad y a duras penas pude contener un grito de alegría. Se trataba de una foto de excelente calidad y grado de conservación, donde aparecía la locomotora Victoria ataviada con las banderas española e inglesa, teniendo delante a unos personajes con indumentaria de la época. En la parte trasera de la foto figuraba una inscripción: Valverde, 28-7-1868. Como fotógrafo firmaba un tal Erik von Munthe, posiblemente noruego. 
 
Nuestro júbilo seguía en aumento, en la foto aparecían también los nombres de los susodichos personajes, que de derecha a izquierda eran los siguientes: 
• Gregorio Arrayás Vizcaíno, abogado de la compañía inglesa 
• James Bull, inglés, ingeniero director del ferrocarril de Buitrón 
• Pedro Moya, alcalde de Valverde 
• Cristóbal Arrayás Macías, segundo alcalde 
• George Fleming, escocés, ingeniero mecánico 
• Thomas Arthur Greenhill, ingeniero inglés, gerente de la empresa constructora 
• Henry Docwra, ingeniero inglés, contratista de la obra 
• Nanny, niñera a cargo de las hijas de Bull 
• Mary Matilda, esposa de Bull 
 
 
Esta es la foto histórica de la llegada de la primera locomotora de vapor a Valverde del Camino, en 1868. 
 
 
PD. Fotografía tomada el 21 de julio de 2018, que nos ha valido para esta pequeña broma. Un agradecimiento a los actores, todos ellos voluntarios, que tomaron parte en la recreación de la llegada del ferrocarril. 

 

Por Jesús Copeiro

Cuadernos de verano 2018... Finales de cursos y juegos florales años 60-70

Publicado en Blog
Miércoles, 20 Junio 2018 00:00
En los años 60, 70 del siglo pasado, en contra posición con los verdaderos espectáculos de hoy en día, en las que las puesta en escena están marcadas más por las películas americanas con sus graduaciones, pero en las que prima la libertad y la imaginación amen del trabajo conjunto de las Ampas, profesorado y padres en general, las celebraciones de finales de curso eran bien distintas a las actuales y prácticamente tenían el mismo formato todas, los escudos institucionales, una estética y puesta en escena totalmente monárquica y rígida y poco más. Aun así, a los que lo vivimos, nos parecía lo más. 
 
aquí os dejamos algunas fotos de alguno de los fotógrafos oficiales de la época ya que no existía la cultura de la imagen que disfrutamos hoy y que eran Rodolfo Almeida para Fotoval y Márquez, también estaba Valeca pero no disponemos de sus fotos. Estas han sido rescatadas por Maty Mendoza y esperamos que os hagan recordar a aquellos que lo vivieron y comparar a los que ahora tienen la ocasión de vivirlo.
 
 Finales de cursos y juegos florales años 60-70
PULSA sobre la imagen para ver la galería.

La historia que asoma

Publicado en Noticias
Miércoles, 30 Mayo 2018 00:00
Con motivo de las obras de restauración a la que se está sometiendo la parroquia de Ntra.Sra. del Reposo, afloran curiosidades que para todos son sorpresas y en algunos casos verdaderos hallazgos arqueológicos como es la inscripción que ha aparecido al picar la pared del exterior de la iglesia y que están estudiando los expertos. Así mismo al desmontar el retablo tallado por Joaquín Ribete "Quino" en los años 40, que acogía la virgen de la Soledad y el Cristo Yacente, ha quedado al descubierto las hornacinas originales de la capilla del Pilar que mandase construir Don Pedro Castilla y Caballero.
 
Las obras continúan y posiblemente descubramos más vestigios de nuestra historia.
 

El año de William Martin

Publicado en Blog
Viernes, 11 Mayo 2018 00:00

El 2018 es el año de William Martin. Se conmemora el 75 aniversario de la llegada del cadáver de un supuesto oficial británico a la, hoy popular, playa de La Bota. La mañana del viernes 30 de abril de 1943, José Antonio Rey María faenaba en aquellas tranquilas aguas, a bordo de su barca La Calima, en busca de sardinas. Pero en esta ocasión no iba a subir peces a su embarcación, sino una pieza más grande, quizás la más importante de su vida. A lo lejos divisó un bulto que flotaba a merced del suave oleaje. Decidió acercarse y cuál no sería su sorpresa, cuando percibió que en realidad se trataba de un cuerpo humano, que vestía ropaje militar. De esta manera se iniciaba la Operación Carne Picada, una de las estratagemas más ingeniosas de engaño de la II Guerra Mundial, en la que Punta Umbría primero y Huelva después, serían protagonistas.

Mapa del engaño diseñado por los aliados para invadir Sicilia (elaborado por Enrique Nielsen).

 

Se trataba de engañar a los alemanes a través del cuerpo de un oficial de la Royal Navy que trasladaba una valiosa documentación a los mandos del Norte de África. Los papeles manifestaban que un próximo desembarco aliado se llevaría a cabo ese verano, pero no en Sicilia, como pensaban los alemanes, sino en el Peloponeso y en Cerdeña. Los alemanes se hicieron con los documentos, se tragaron el engaño y desprotegieron la defensa de Sicilia, como así deseaban los aliados. Se abría de esta manera un nuevo frente en el Sur de Europa. El desenlace de la operación fue todo un éxito militar para los británicos.

 

El comandante Ewen Montagu inspirador de la estratagema conocida como Operación Mincemeat o Carne picada (Foto: The man who never was).

 

La historia oficial de William Martin ha sufrido severas modificaciones desde que se encargara al comandante Ewen Montagu (el artífice de la operación de engaño), escribir un relato oficial, una versión autorizada. Corría el año 1953 y su libro The man who never was, publicado en múltiples idiomas y distribuido en diversos países, se convirtió en todo un best-seller. Durante más de cuarenta años todos los que leyeron aquel libro creyeron que el cadáver utilizado en la operación correspondía a un muerto por pulmonía.

 

Portada del libro The man who never was, de Ewen Montagu, publicado en 1953 (Col. Jesús Copeiro).

 

Posteriormente en 1995 Roger Morgan un funcionario londinense descubría un documento en el que se desvelaba la verdadera identidad de William Martin: un vagabundo galés que se había suicidado con un matarratas a base de fósforo. Esta versión lejos de aclarar el asunto lo emborronó aún más si cabe, dado que los investigadores encontraban duras contradicciones en esta nueva versión, sobre todo en el ámbito forense. Muchos expertos en la materia han manifestado que Eduardo Fernández del Torno, el forense onubense encargado de practicar la autopsia a William Martin y cuyo acertado diagnóstico fue el de asfixia por sumersión, tenía una amplia experiencia en este tipo de sucesos y de haber sido cierto, hubiera detectado una supuesta intoxicación por fósforo.

De cualquier forma hay que recordar que un sector de la Inteligencia Británica no estaba de acuerdo con el desarrollo de esta argucia, dado que lo que ellos defendían para engañar a Hitler, era el uso de los eficientes agentes dobles. Esta opción se mantuvo activa hasta algo menos de un mes del comienzo de la estratagema. Es posible que estas dudas fueran suscitadas porque el cadáver que Montagu había obtenido en un principio, no se ajustara del todo a las exigencias de la operación, de ahí la insistencia de utilizar un agente doble.

 

Lugar donde se hundió el Dasher (elaborado por Jesús Copeiro).

 

Pero el 27 de marzo de 1943 tuvo lugar un trágico accidente que proporcionaría el cadáver perfecto a la Operación Mincemeat, el cadáver de un auténtico ahogado. Ese día explotó el portaviones HMS Dasher y se hundía en muy poco tiempo. De los 528 tripulantes, sobrevivieron 149 y fallecieron 379 marineros, de los que oficialmente se enterraron 23 cuerpos. Nunca se entregaron los cientos de cadáveres restantes, ni se comunicó lista de bajas, ni la tragedia se anunció en la prensa. Los supervivientes y sus familias fueron obligados por el gobierno a guardar silencio. Montagu podía ahora elegir el cadáver que más le gustara para su plan de engaño.

En el año 2010, el periodista británico, Ben Macintyre, que trabajaba para la BBC y The Times, publicó "El hombre que nunca existió", una obra muy bien redactada y documentada que aspiraba a ser la versión moderna de la que Montagu escribiera allá por 1953. Se incorporaban los datos que aparecieron a partir de 1995, afianzándose la nueva versión oficial, tras la oportuna aparición de un conjunto de documentos personales del mismo Montagu y referentes a Mincemeat. Macintyre, en su obra, no se plantea ninguna incongruencia y da por buenas todas las piezas del puzle. Incluso manifiesta que Adolfo Clauss, el brillante agente alemán en Huelva al que iba dirigida la operación, no accedió al contenido de las cartas, algo que entra en directa contradicción con los testimonios de diversas personalidades británicas, que en su momento expresaron todo lo contrario. ¿Por qué esta nueva versión oficial afirma que Clauss no accedió a los documentos?

 

Trayectoria de los submarinos Seraph, U-616 y U-565 (elaborado por Enrique Nielsen). 

 

Pues quizás para no tener que aceptar el testimonio de Federico Clauss, hijo de Adolfo. Federico nos relató que su padre le había confesado que los alemanes se llevaron el cuerpo de William Martin en un submarino a Alemania, para repetir la autopsia con médicos propios. En determinados círculos, una operación de esta magnitud se ha catalogado como imposible y descabellada. Pero a día de hoy, ha quedado demostrado que esta operación de secuestro y posterior traslado del cadáver de William Martin fue del todo posible, ya que un submarino alemán, el U-616, se encontraba cerca de Huelva en los primeros días del mes de mayo de 1943. Submarino que atravesaría luego el Estrecho de Gibraltar para encontrarse, cerca del golfo de Almería, con el U-565, que sería quien finalmente llegara con el mensajero inglés a la base de submarinos alemana en La Spezia (Italia, cerca de Génova), el 12 de mayo de 1943. Ese mismo día fue cuando los médicos alemanes practicaron una nueva autopsia a William Martin y certificaron que el cadáver pertenecía a un auténtico ahogado. Hitler ya no albergaba duda alguna y ordenó el movimiento de tropas hacia Grecia y Cerdeña para reforzar aquellas posiciones. Por otra parte, todo parece indicar que la operación de secuestro y posterior traslado del cadáver por los alemanes formaba parte también del plan de la Inteligencia Británica. Esa sería la razón por la cual se hizo pasar como católico a William Martin, para que fuera más fácil sacarlo del camposanto onubense, un cementerio municipal de fácil acceso y abierto a la población.

Pero esta apasionante historia, aún transcurridos 75 años, no deja de sorprendernos, resulta inagotable. Los principales diarios británicos, Daily Mail, The Guardian, se hacían eco a finales del año 2017 de la desclasificación de un curioso documento. Se trataba de una carta que el comandante Montagu había enviado a la primera ministra, Margareth Thatcher, a finales de 1984. Parece ser que por aquellas fechas sus médicos le habían comunicado que le quedaba poco tiempo de vida, cuestión de meses, le dijeron. Ante este panorama y sabedor de la prohibición impuesta a una nueva publicación del profesor Michael Howard, sobre el Servicio Secreto Británico, no dudó en contactar con la mismísima dama de hierro. En su misiva argumentaba que él y su equipo se habían pasado más de cinco años de sus vidas tratando de engañar al enemigo, por lo que tenía mucho interés en conocer qué versión oficial iba a ser trasladada a los lectores en aquella nueva obra. Imagínense a este hombre moribundo, consciente de que su vida se acababa, y lo que más le preocupaba en ese crítico momento era conocer la versión oficial que se iba a escribir sobre la Operación Mincemeat. Finalmente, Thatcher se negó a levantar la prohibición a la publicación, pero sí permitió que Montagu recibiera una copia mecanografiada de la obra de Howard a condición de que lo leyera, lo devolviera y no se lo mostrara a nadie más. El comandante agradeció el gesto y posteriormente sugirió a las autoridades que permitieran la publicación, toda una señal de que el contenido de la misma, salvaguardaba la verdad que tanto se había esmerado él en ocultar a lo largo de cuarenta años.

 

Portada del libro de Michael Howard publicado en 1990, una versión descafeinada que omite la naturaleza y la procedencia del cadáver utilizado (Col. Jesús Copeiro).


Portada del libro El misterio de William Martin, de Copeiro y Nielsen, editado por la Diputación Provincial de Huelva.



Montagu murió, a los 84 años, el 19 de julio de 1985 y su inseparable William Martin le acompañó en sus pensamientos hasta el último día de su vida.



  1. Margaret Thatcher no quiso desclasificar los documentos depositados en su residencia del 10 de Downing Street, pero su sucesor John Major sí lo hizo en 1993, tras cincuenta años de secreto oficial. Cuando Jesús Copeiro, acudió a los archivos británicos del Public Record Office en 1995, había algunos documentos, como el CAB 93/7, que no pudo consultar porque seguían en Downing Street. Es decir, no todos los documentos de la Operación Mincemeat están desclasificados, algunos siguen todavía retenidos en “préstamo permanente”. Esta historia sólo verá el fin cuando el gobierno británico acceda a desclasificar dichos documentos. Por el momento, al parecer, no le interesa hacerlo.

 

                                                                                              Enrique Nielsen y Jesús Copeiro

                                                                                                          30 de abril de 2018

Valverde del Camino conmemora el 150 Aniversario de la llegada del Ferrocaril a la localidad

Publicado en Noticias
Martes, 10 Abril 2018 00:00

Una ruta de senderismo por el antiguo trazado de la vía inaugura el próximo domingo el programa de actos

El concejal de Cultura del Ayuntamiento de Valverde del Camino, Juan Fco. Alcaría; ha presentado los actos conmemorativos del 150 Aniversario de la llegada del ferrocarril a Valverde, acompañado por Jesús Copeiro y Aurora Mora, miembros de la comisión organizadora del evento. 
 
Tal y como ha explicado el concejal, este 2018 se cumplen 150 años de la llegada del ferrocarril a la localidad, “un hecho histórico que marcó un antes y un después para Valverde, lugar elegido como punto estratégico para el desarrollo de la línea férrea por su situación geográfica y por el carácter emprendedor que siempre ha caracterizado a los valverdeños”
 
Así, ha proseguido Alcaría, este fin de semana comienzan los actos conmemorativos, organizados por el Ayuntamiento, con la celebración de una ruta de senderismo que recorrerá el trazado antiguo de la vía, desde Valverde hasta El Empalme Valverde. Concretamente, ha comentado el concejal, se trata de 10 kms con un trazado fácil, perfecto para disfrutar en familia, que comenzará el próximo domingo, a las 10:00h, con salida desde de los aparcamientos de Casa Dirección. 
 
En este sentido, Copeiro ha querido hacer hincapié en la relevancia de esta efeméride porque, “la locomotora nº1, llamada Victoria en honor de la Reina, que llegó a Valverde en julio de 1868, fue el primer ferrocarril de vía estrecha de Andalucía, por ende de la provincia, y el tercero de toda España, algo que pone de manifiesto la importancia de este trazado que unía San Juan del Puerto con la mina del Buitrón”. Igualmente, el conocido historiador ha explicado que la importancia del ferrocarril para la comarca fue tal que entre los empleados de la compañía ferroviaria y la mina se alcanzaron los 2.500 empleos, “todo un hito para la época”. 
 
Respecto a otros actos conmemorativos, Aurora Mora ha querido destacar el ciclo de conferencias que tendrá lugar los jueves de los meses de junio y julio, todas ellas de temática relacionada con el ferrocarril y la mina, “en las que cada semana algún experto nos deleitará con su conocimiento”. Las conferencias se celebrarán en la Casa Dirección, “sitio elegido por la simbología del lugar”, ha finalizado Mora. Estos son solo algunos de los actos, ya que el programa es más amplio y se irán anunciando según se acerque su celebración.
 

Donan al Archivo Municipal de Valverde del Camino 8.205 digitalizaciones de expedientes

Publicado en Noticias
Jueves, 22 Febrero 2018 00:00

Los investigadores Gilberto Hernández y Alfredo Moreno han sido los encargados de realizar esta donación tras un trabajo sobre los expedientes de fallecidos por aplicación de bando de guerra o bien desaparecidos durante la Guerra Civil

El Archivo Municipal de Valverde del Camino ha recibido esta semana una importante donación de 8.205 archivos digitalizados. Esta donación, llevada a cabo por los investigadores Gilberto Hernández y Alfredo Moreno, está compuesta por los expedientes digitalizados del juzgado que se llevaron a cabo para las inscripciones de los fallecidos por bando de guerra o desaparecidos durante el período de la Guerra Civil y que no estaban anotados en los diferentes registros de los pueblos que forman la Cuenca Minera de Riotinto.
 
La donación ha sido recibida por el concejal de Patrimonio, Juan Fco. Alcaría; junto a la archivera municipal de Valverde del Camino, Francisca Medina; de manos de los dos investigadores responsables del trabajo, Gilberto Hernández y Alfredo Moreno, conocidos por su gran rigor histórico en las investigaciones.
 
Así, los investigadores han querido hacer entrega al archivo de la digitalización del estudio realizado, para que sirva como herramienta de trabajo en las consultas referentes a Memoria Histórica de la Cuenta Minera de Riotinto. Para el titular de Cultura, se trata de una donación, “que servirá para hacer todavía más grande el archivo municipal valverdeño, uno de los más importantes de la provincia por la riqueza de su archivo de Juzgado”.
 
Gracias a la donación de este trabajo, ha explicado la archivera municipal, “la difusión de estos documentos se va a ver incrementada, ya que va a mejorar la accesibilidad de los investigadores al facilitarles el trabajo con los documentos desde la pantalla de un ordenador”. Asimismo, ha comentado Medina, “que los investigadores no tengan que trabajar directamente con los originales va a mejorar la conservación de estos documentos considerablemente”.
 
Como hemos comentado, se trata de un total de 8.205 digitalizaciones de 501 expedientes pertenecientes a la Cuenca Minera de Riotinto, repartidos entre los pueblos respectivos al Término Judicial de Valverde del Camino: El Campillo, Minas de Riotinto, Nerva y Zalamea la Real. Concretamente, estos expedientes hacen referencia a solicitudes de inscripción en el libro de defunciones, a responsabilidad civil, a responsabilidad política, a incautación de bienes y a ejecutorias.
Página 1 de 6

 

 

Agenda

Opinión

DeValcocina

Piñoate de Piñones

Piñoate de Piñones

  Una de las recetas más elaboradas en Valverde del Camino en la Repostería sin lugar a dudas es el...

BIDTOBID.COM
www.bidtobid.com
En BidToBid podrás encontrar subastas de artículos nuevos y de segunda mano o Comprar y Vender sin comisiones artículos usados. Regístrate, es gratis.
Espacio publicitario 02
http://www.devalverde.es
Espacio disponible para tu anuncio.
Espacio publicitario 01
www.devalverde.es
Espacio disponible para tu publicidad.

Patrocinadores

Sponsored Links

BIDTOBID.COM
www.bidtobid.com
En BidToBid podrás encontrar subastas de artículos nuevos y de segunda mano o Comprar y Vender sin comisiones artículos usados. Regístrate, es gratis.
Espacio publicitario 02
http://www.devalverde.es
Espacio disponible para tu anuncio.
Espacio publicitario 01
www.devalverde.es
Espacio disponible para tu publicidad.

Conectate con nosotros

Contacta con Nosotros

Web de Valverde del Camino

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Website: http://www.devalverde.es

JoomShaper